Aprendiendo a comprar en verde y cerca de casa

El otro día paseando por una calle de Sevilla cercana a mi trabajo vi un cartel que ponía “alimentación y cosmética orgánica” y pensé “¡qué bien!” pero era ya de noche y estaba cerrada.

Me dio alegría no porque yo sepa mucho de tiendas ecológicas de la variedad de productos o cosas así, sino porque al estar cerca podría ir acercándome y ver que tal.

Tienda orgánicaA los pocos días me pasé por allí y, esto es lo bonito del pequeño comercio frente a las grandes superficies, el trato fue muy acogedor. La tienda era pequeña pero muy cuidadosa con todos los detalles. De hecho, ya en la primera visita, entré en conversación con su dueña y dependienta a la vez sobre qué días de la semana le entraban productos frescos. Compré algo de fruta, exquisita, por cierto, y di un mirón por el resto de productos.

Otra ventaja de este tipo de comercio, además de estar cerca y ser cercano, es que no hace falta que sepas mucho de alimentación saludable o productos ecológicos porque basta con preguntar y siempre tienes respuestas amplias y claras sobre qué te puede venir mejor. Es más, mi percepción era que no trataba de venderme nada sino sólo aportar información para que yo pudiera decidir.

No ha hecho falta ir una segunda vez para que ya se haya convertido en mi frutería del barrio. De hecho, en la segunda visita ya fui acompañado por otra persona para enseñarle la nueva tienda que había descubierto. Esta vez además de fruta compré huevos ecológicos, sí de esos que el código que llevan pintado empiezan por cero*, y hablando de su origen resulta que son de un pueblo de aquí al lado de Sevilla, son de Mairena de Alcor, al igual que mucha de la verdura y fruta que trae.

Es decir, otro de los grandes beneficios que nos reporta comprar en una tienda ecológica y en nuestro barrio es que sus productos son, en su mayoría, de proximidad: de cerca de nuestra casa. Esto provoca que se reduzca la huella de carbono, la cantidad de CO2 que se necesita para que el producto llegue a la tienda; y además hace que la riqueza se genere en nuestro entorno ayudando a crear empleos no deslocalizables.

Pequeño Comercio en SevillaEn este caso concreto la sorpresa ha sido mayúscula al descubrir en la conversación que la persona a la que la tienda compra productos de Mairena es conocida mía por otras cuestiones diferentes. Es un ejemplo claro de cómo apoyando el pequeño comercio y de proximidad en realidad nos estamos ayudando los unos a los otros.

Yo tengo clara mi apuesta para hacer la compra y si has llegado hasta aquí leyendo es porque te interesa el tema así que… no lo dudes y apuesta por comprar en las pequeñas tiendas de tu barrio o de tu pueblo y si pueden ser productos de proximidad y ecológicos pues mejor.

En concreto la tienda de la que os hablo está situada en la calle San Esteban muy cerca de la Puerta de Carmona en Sevilla.

Abraham Velázquez

@ECOabraham

http://mirardesdeabajo.com

*Si no sabes de qué va eso del código de los huevos, te lo cuento aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s